domingo, 15 de abril de 2012

Delirios musicales basados en hechos reales.

Se acerca una cadencia conclusiva de mi obra de vida, lo siento, lo vivo. Hay algo en el ambiente, en la duración de esta primera parte, en la sensación y aceleración de tiempo rítmico y armónico que me hace ver y adelantarme a acontecimientos. Eso tenía que pasar, ya lo sabíamos, toda obra musical es así pero hay una mutación poco frecuente en lo que llevamos de obra, más bien nueva, es un estrecho, un principio antes de llegar al final, no sabemos si será una entrada falsa o no, aun no está bien definido. Sólo el tiempo y el transcurso de cada nota y acorde podrá descifrarlo.
¿Será cadencia perfecta, plagal, semiperfecta o una candencia rota? Bueno, sólo deseo que no module a un grado con demasiadas alteraciones.



Nami!

4 comentarios:

  1. Pero paranoica. Qué paranoia. ¿Cómo lo haces? xD

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, ya ves, no lo sé ni yo.

    ResponderEliminar
  3. Cuando uno se acostumbra a ver el mundo con unas lentes, no nos queda otra que rendirle culto a las dioptrías. Pequeña, pero no paranoica. Una vista tan bien graduada sólo puede generar lucidez.

    ResponderEliminar